Página Espacial
Bienvenido. Estamos en la Web desde el 12 de Julio, 2003. Nos encontramos...!
   
 
Mensaje
 

Bajo Hondo, Patagonia, Argentina:
¿Un nuevo cráter de impacto de meteorito gigante en rocas volcánicas?

Maximiliano C. L. Rocca

 
n los últimos 50 años los geólogos expertos en estudios planetarios han demostrado que Mercurio, Venus, La Luna y Marte están todos mayoritariamente cubiertos por cráteres de impacto en rocas volcánicas basálticas. Las rocas basálticas son rocas eruptivas volcánicas de color oscuro, pesadas, bastante densas, muy duras y compuestas mayoritariamente por minerales de Silicatos de Hierro y Magnesio (Ejemplos: Olivino y Piroxenos), y Feldespato Plagioclasa.

Estos cráteres son la consecuencia de los choques con núcleos de cometas o asteroides que se cruzan en las órbitas de los planetas. Los mismos científicos han también demostrado que nuestro planeta Tierra es víctima de los mismos impactos de esos objetos cósmicos.

A consecuencia del impacto se forma una cicatriz en la superficie terrestre con forma de cuenco circular llamada CRÁTER o ESTRUCTURA de IMPACTO. En promedio, un asteroide abre un cráter cuyo diámetro es igual a 20 veces su propio diámetro. Ejemplo: Una roca de 1 km de diámetro abrirá un cráter de 20 km.

Ya se han catalogado unas 200 estructuras y cráteres de impacto sobre la Tierra que tienen desde unos metros hasta cientos de kilómetros de diámetro.

Se clasifican según su geomorfología en:

A: Cráteres simples: Hoyos circulares con forma de taza de té que nunca tienen más de 5 km de diámetro. Se caracterizan por mostrar un borde sobre elevado con respecto al nivel de suelo circundante. Su interior y la zona alrededor de los bordes están llenos de escombros de rocas angulosas y un tipo de roca llamado “breccia”.

B: Estructuras complejas: Se las define como grandes estructuras geológicas circulares que muestran una cavidad central circular con forma de plato sopero y una alternancia de anillos elevados concéntricos y valles hundidos delimitados por profundas fallas geológicas (fallas normales) todo alrededor de la cavidad central.

Estas estructuras de impacto a su vez se clasifican en 3 modelos:

1) de pico central con entre 5 y 25 kilómetros de diámetro,
2) de anillo central con entre 25 y 150 kilómetros de diámetro y
3) cuencas multi anillo con más de 150 kilómetros de diámetro.

El más popular de los anteriores es el cráter Barringer en Arizona, USA, que mide 1,2 kilómetros de diámetro y es un cráter de impacto del tipo simple ubicado sobre rocas sedimentarias del tipo areniscas y calizas.
Cráter Barringer en Arizona
Figura 1: Foto aérea del cráter Barringer en Arizona, EEUU.
(NASA Earth Observatory / National Map Seamless Server) Click para ampliar!
Hasta hoy, el único cráter de impacto del tipo simple bien estudiado y documentado ubicado en rocas basálticas en la Tierra, es el cráter de Lonar Lake en India con 1,8 km de diámetro.

Está ubicado sobre la enorme meseta basáltica volcánica del Deccan, India, que data del final de la era geológica Mesozoica (66 millones de años atrás). El cráter de Lonar Lake tiene una edad estimada de cerca de medio millón de años.

Por muchas décadas este cráter de impacto del tipo simple fue confundido y mal clasificado como una “caldera volcánica basáltica” y solo en la década de los 1970’s con los estudios de los cráteres lunares en la época de los viajes Apollo, se lo reconoció como un cráter de impacto similar a los cráteres lunares y marcianos.

Existen otros sitios de impacto de asteroides/cometas en basaltos en el Brasil, como por ejemplo, Vista Alegre de 9,5 kilómetros de diámetro y el Domo Vergeao de 12 kilómetros de diámetro, pero ya no son impactos del tipo simple, sino estructuras de impacto del tipo complejas del tipo pico central y con sus bordes colapsados hacia adentro.

Ambos cráteres brasileños son de edad Mesozoica (de más de 66 millones de años atrás).

Y hay un potencial nuevo cráter de impacto en basaltos del tipo simple aquí en la Patagonia argentina. Uno que necesita ser visitado y estudiado.
BAJO HONDO, PROVINCIA DEL CHUBUT, PATAGONIA, ARGENTINA
Bajo Hondo es un cráter con forma de taza de café de 4,8 kilómetros de diámetro ubicado sobre la gigantesca meseta volcánica del Somuncura, en la Provincia de Chubut en la Patagonia, Argentina, (S 42º 15’ - W 67º 55’).

Bajo Hondo está ubicado como “incrustado” sobre el borde de la ladera Sudeste de un enorme estratovolcán llamado Talagapa, de 25 x 10 kilómetros, y por este hecho Bajo Hondo ha sido posiblemente mal clasificado como una “caldera volcánica basáltica”, por los geólogos vulcanólogos de Argentina durante la década de 1980’s.

El volcán gigante Talagapa mismo ha emitido grandes derrames de rocas piroclásticas del tipo ignimbritas y tobas y, también, estratos de lava basáltica durante el periodo geológico Mioceno (hace unos 15 millones de años atrás).
Talagapa y Bajo Hondo juntos
Figura 2: Vista panorámica de Talagapa y Bajo Hondo juntos.
(Satélite LANDSAT 5 - NASA) Click para ampliar!
Bajo Hondo tiene todas las características físicas geomorfológicas de un cráter de impacto de meteorito gigante del tipo simple: tiene un borde sobre elevado por encima del piso local de 100 a 150 metros de altura.

El interior de Bajo Hondo fue por mucho tiempo geológico un lago y parte de su suelo está hoy cubierto por sedimentos lacustres. Es de esperar que estos sedimentos lacustres contengan un interesante registro de los cambios climáticos de la zona ocurridos durante los últimos 10 millones de años.
Bajo Hondo crater
Figura 3: Bajo Hondo visto en una imagen del satélite LANDSAT.
(NASA) Click para ampliar!
La zona al Sudeste del borde de Bajo Hondo muestra una gran cantidad de bloques y escombros, de varios metros de diámetro, que han sido catalogados como “piroclastos” y que bien pueden ser eyectos de impacto lanzados por el impacto meteorítico que tal vez dio origen a Bajo Hondo. Esto hace pensar que el objeto que impacto venía desde el Noroeste.

Las laderas internas de los bordes de Bajo Hondo muestran estratos de basalto, de unos 2 metros de espesor, eruptados por Talagapa, que han sido levantados casi verticalmente por efecto de un movimiento ascendente quizás en la explosión meteoritica del impacto que formó a Bajo Hondo. Son muy evidentes en el borde Norte y Nordeste de Bajo Hondo. Este tipo de estratos sobre elevados en la ladera interna de los bordes de los cráteres es típico de los bordes de cráteres de impacto del tipo simple.

Estos estratos de basalto, emitidos por el volcán Talagapa, aparecen horizontales todo alrededor de Bajo Hondo y solo en los bordes internos de este cráter se muestran casi verticales. Se asemejan a lo que los geólogos vulcanólogos llaman “diques” de basalto, pero no lo son.
Estratos de basalto emitidos por Talagapa
Figura 4: Estratos de basalto emitidos por Talagapa y sobre elevados
en el borde Nordeste de Bajo Hondo.
(NASA) Click para ampliar!
La ladera interior del borde Oeste de Bajo Hondo muestra evidencias de cierto nivel de colapso por efecto de la fuerza de gravedad hacia abajo y hacia adentro en forma de fallas geológicas estructurales del tipo falla normal. Esto también es clásico de los cráteres de impacto.

En el borde Noroeste de Bajo Hondo se ve un cono volcánico piroclástico de color naranja que ha sido eruptado por Talagapa (hay muchos otros conos idénticos en las laderas de Talagapa) y que ha sido partido por la mitad por la erosión y el colapso en fallas normales del borde de Bajo Hondo.

Bajo Hondo con sus casi 5 kilómetros de diámetro, es demasiado grande como para ser un maar, o sea no es un cráter de explosión freatomagmática.

Bajo Hondo es posiblemente un ejemplo superlativo y gigantesco de un cráter de impacto del tipo simple con forma de taza y muy poco colapso en sus bordes. Sus similitudes geomorfológicas con el cráter Barringer de Arizona, USA, antes mencionado, son muy grandes. También es bastante similar al cráter de la Luna llamado Arquímedes, de 81 km de diámetro.
cráter lunar Arquímedes
Figura 5: El cráter lunar Arquímedes.
(NASA) Click para ampliar!
No existen claras evidencias de que Bajo Hondo haya hecho alguna vez erupción de lavas basálticas. Esto es fundamental para descartar su origen por vulcanismo.

Los estudios geoquímicos mediante análisis de sensores remotos satelitales del Satélite SENTINEL 2 de la ESA realizados por los geólogos Rolf Kilian y Francisco Ríos de la Universidad Trier en Trier, Alemania, nos muestran claramente que los índices de abundancia de los iones de Hierro Férricos y Ferrosos en las rocas superficiales son iguales en todas las lavas alrededor de Bajo Hondo y se corresponden a la perfección con los basaltos que fueron emitidos durante el Mioceno por Talagapa.

Muy posiblemente Bajo Hondo está simplemente impactado, incrustado, sobre los derrames de basalto emitidos durante el Mioceno por Talagapa.

Es casi seguro que Bajo Hondo no ha emitido nunca lavas basálticas y esto apunta a que no es una caldera basáltica volcánica.

Las rocas reportadas en las publicaciones de los 1980’s que aparecen en los bordes de Bajo Hondo son breccia basáltica con bloques de basalto angulosos de hasta 3 metros de diámetro, bombas de vidrio de 13 a 7 centímetros de tamaño, y escorias basálticas. Las bombas de vidrio muestran formas aerodinámicas.

Este tipo de rocas es el mismo que las que aparecen en los bordes del cráter Lonar de la India antes mencionado: breccias, bombas de vidrio y escorias basálticas.

La edad de la formación de Bajo Hondo sería de menos de 10 millones de años y, de ser confirmado su origen por impacto, podemos estimar que el asteroide o cometa que chocó en Bajo Hondo tendría unos 250 metros de diámetro.

Sería muy importante que geólogos expertos en el estudio de cráteres de impacto de asteroides/cometas visiten a Bajo Hondo, lo estudien en detalle, tomen muestras de rocas de breccias y bombas de vidrio y luego las estudien en el laboratorio buscando evidencias de efectos de impacto en la forma de metamorfismo de shock. Hasta hoy esto jamás se ha hecho.

Con colegas geólogos y geofísicos amigos del Centro Austral de Investigaciones Científicas (CADIC) del CONICET de Ushuaia de Argentina y europeos del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) de Madrid, España, y la Universidad Trier, en Trier, Alemania, estamos planeando visitar Bajo Hondo para hacer una investigación geológica nueva, completa y concluyente sobre su posible origen por impacto de un asteroide.

De confirmarse su origen por impacto, entonces Bajo Hondo sería un impresionante nuevo análogo de los cráteres del tipo simple ubicados en la superficie de la Luna y Marte, pero, localizado en la Patagonia argentina.
 
Maximiliano C. L. Rocca es Analista de Sistemas. Desde 2002 trabaja en estudios de cráteres de impacto becado anualmente por The Planetary Society de Pasadena, California, USA y por amistad en equipo con geólogos del Centro Austral de Investigaciones Científicas (CADIC- CONICET) de Ushuaia, Argentina.
 
CABA, Argentina, 25 de Mayo de 2021.
 
Los trabajos publicados sólo pueden ser reproducidos
con la expresa autorización de sus autores.
Estamos en contacto: betelyuz@gmail.com
Por cualquier corrección, sugerencia o comentario.
 
Sitio Oficial Carl Sagan Portada Acerca de... Índice Contacto Links Blog